instagramers, bloggers, chicfy y millones de followers

El otro día escribí un post en instagram del que recibí muchas opiniones y muchos mensajes. 
Te dejo el enlace aquí, así puedes leerlo. 
 


Para empezar diré, no es una crítica, es mi opinión
Y lo diré tantas veces como sea necesario. 
A raíz de la publicación me llegaron muchos mensajes de personas que creo que se ofendieron
'Si criticas a las bloggers porque las sigues?'
Ni las critico ni cuestiono su trabajo, las verdaderas bloggers se curran contenido, fotos, textos y con esto del stories comparten un montón de cosas. Y te aseguro/os aseguro, que si las sigo es porque me resultan de interés sus publicaciones, o simplemente porque me echo unas risas porque hay de muy divertidas
Por ejemplo, estoy enganchada al stories de isashopaholic y de stardivarius.
 
Cuentan cosas que a mí me interesan. Isa comparte muchos productos de cosmética, avisa de ofertas en marcas conocidas, comparte que productos de limpieza le funcionan bien, tips para ordenar, consejos de cocina...
Con Verónica aprendemos muchas muchos trucos de maquillaje, muchos productos nuevos, vemos sus carreras matutinas y su motivación musical. Comparte sus compras, y colaboraciones que hace con algunas marcas. 
 
Además sigo a muchas otras personas que tienen un gran número de seguidores porque se lo han ganado, porque publican cosas interesantes 
> que cuenta la rubia y sus recomendaciones gastronómicas me encantan
> descalza por el parque y sus rodajes, sus aventuras en la family van, sus historias divertidas
> simply laura, que además es vecina mía, y que es un amor. Vemos sus looks, sus días de trabajo, las excursiones que hace, lugares que visita, igual que Amparo, de You are the one, que cada día comparte sus looks, y que la sigo desde hace mucho tiempo.
 
Es la vida de instagram stories, todos compartimos el banquete que nos vamos a pegar, la pedazo pizza casera que hemos hecho, la playa maravillosa en la que estamos. 
 
Estas chicas, y muchas otras, al igual que muchos otros chicos, comparten en sus redes sus inquietudes, sienten pasión por lo que escriben, de toman su tiempo para redactar, para informarse, la mayoría tienen canal de YouTube, graban, editan... os aseguro que se nota que invierten un tiempo en esto. En definitiva, se lo curran. 
 
Siempre he recibido mensajes de chicas que querían hacer colaboraciones, si no me interesaba siempre intentaba responder de manera cordial, 
 
No nos interesa, gracias por contactar, te pondremos en nuestra base de datos por sí nos interesa algún día 
 
Pero hace algunos meses, no sé muy bien porque, recibo a diario un aluvión de mensajes. Bien por instagram o bien por email. 
 
Me llamó la atención que 10 emails eran de 10 personas distintas, pero el mensaje era copiado. Todas escribían lo mismo, lo único que cambiaban era su número de seguidores...
 
bloggers.jpg
 
10 emails exactamente iguales, cambiaron el número de seguidores. Y yo me pregunto
¿cómo saben ellas que son influencers? ¿quien otorga ese título?
 
A partir de los 10 mensajes iguales, se me revolvió todo, y yo empecé a responder esto
 
Hola. Me gustaría hacer colaboraciones contigo porque tienes muchos followers en tu instagram. soy empresaria, jefa de ventas, directora de marketing, experta en packaging y domino a la perfección la atención al cliente, la búsqueda de nuevas marcas y la organización de facturas. Si te envío algunas fotos  de productos para que los 
promociones. Tú subes la foto y nos etiquetas, nos mencionas y pones el enlace directo a la web. Así todos tus followers me podrán conocer  y comprar en mi tienda y asi tendré más  tráfico y visitas en mi web. 
 
Si funciona bien lo de las imágenes , te podríamos dar un codigo descuento como hacen muchas marcas y por cada comprador que compre con tu código descuento acumularemos un 1% para ti para que lo uses en nuestra tienda online. Así nos evitamos regalarte algo y que con el tiempo te lucres vendiéndolo en chicfy, guapi 
 
Lo mejor será que tú nos regales tu trabajo ese tan elaborado que debes hacer para tener tantísimos seguidores y si vemos que hace efecto, te regalaremos algo o te haremos un código descuento para ti. 
Eso a tu elección. 
Esa fue mi respuesta. Les dí la vuelta, lo escribí desde otro punto de vista, el mío. 
De las 10 chicas que escribieron, solo una me contestó, y entendió mi punto de vista. Era la primera vez que se planteaba como trabajamos las marcas y las tiendas.
Las colaboraciones son una nueva manera de publicitarse, hay quien contrata publicidad en radio, pero lo lógico será que analice la emisora, si es la que más le interesa, si es la que más le acercará a su público objetivo. Una vez realizada la elección, deberá elegir el mejor rango horario para que su público objetivo pueda escuchar la publicidad, y tras el contrato publicitario, valorará si mereció la pena la inversión.
 
Con esto pasa igual. Antes que decir que sí a una colaboración, o de decir que no, lo mínimo que puedo hacer es analizar la cuenta de instagram y ver si realmente, me puede 'beneficiar' y si esa publicidad puede ser efectiva.
 
Recuerda una cosa: la red está llena de inspiración, todos podemos hacer fotos bonitas, o medianamente decentes para subir en instagram.
 
Me he encontrado con gente que escribe con faltas de ortografía... ya dice mucho de ellos/as, su falta de interés por la escritura y redacción ya te hace ver la falta de interés que tienen en ti, y en ellos/as mism@s... si tienes un blog, te haces llamar redactor o redactora y escribes con faltas de ortografía ( y no de esas pequeñitas que son fruto de un despiste) ahí demuestras el interés que tienes en mejorar, en superarte y en seguir creciendo. Y no como blogger o instagramer, si no como persona.
 
Otras personas directamente te dicen que son bloggers de belleza, de cosmética, pero quieren un bolso o algún artículo de papelería. Y lo piden así, sin pelos en la lengua, sin tartamudear. Pensarán que a mí me regalan los productos, y pensarán que las facturas se pagan solas. 
Si quieres probar a hacer publicaciones con bolsos, para ver la aceptación que tienen entre tus seguidores, ¿no sería mejor que pruebes a hacerlo con los bolsos que ya tienes?
 
Pero ya, el otro día fue muy pero que muy flipante. 
Me piden una colaboración y me piden directamente la agenda de charuca, porque le encanta, la va a aprovechar mogollón porque es profesora. 
 
¿Me aseguras más ventas? Pues no voy a regalarte una agenda valorada en más de 30€ ( y ojo! Los vale!)
A partir de ahí, sus dotes de interpretación se agudizaron y entendió que le estaba hablando mal. 
A continuación su hermana me escribió también para una colaboración. 
 
Vosotras no os tomáis la molestia de leer mi perfil, que son dos líneas, pero yo sí me he molestado en mirar y leer el vuestro, y he vi que tenían una relación directa. 
Muy cordialmente le respondí que no hacía colaboraciones, y ya que estaba, y el tema me empieza a cansar, les escribí que les daba besos a las dos...
 
MAMMA MIA!! abrí la caja de pandora! si visteis mi  stories o el directo del otro día, sabréis la historia, si no, os la resumo en pocas lineas.
 
tenemos 20000 seguidores, tu verás a que juegas, podemos hundirte
mi cara debió ser un poema, porque no busco tener millones de seguidores, busco tener los que quieran estar, que sean fieles, que les interesen mis publicaciones, tanto de tienda y de productos como mis historietas (que tengo unas cuantas)
Después ya vino el 'te voy a denunciar'. La denuncia era por compartir en instagram stories su conversación, pero sin mostrar su nombre, su foto de perfil y sin desvelar su identidad. Vaya, algo anónimo, que lo podría haber hecho ella como otra persona...
Si me quieres denunciar, denúnciame, si crees que debes hacerlo, hazlo. Ahora guardo tus amenazas, así cuando me llegue tu denuncia, interpondré yo la mía. Humo, desaparecieron como el humo. Y las dos me bloquearon.

El tema no son estas dos chicas, el tema es que nos pensamos que por poner dos fotos bonitas, por etiquetar a una marca, por comprar seguidores (si, los compran) por poner el like4like y que nuestra cuente aumente como la espuma, ya somos instagramers, o peor, ya somos influencers. Y vuelvo al tema, ¿quién otorga ese título? Deberían ser las marcas, que serán las que verán la influencia que tienen algunas personas. Una influencer es esa que anuncia un producto y publica su foto en instagram y a los días, el producto se agota. Eso es causar influencia, eso es tener influencia, eso es lo que, para mi, significa ser influencer. Y si quieres, no hace falta que el producto se agote, pero que la marca o la tienda note un aumento en las ventas, ¿no?

Otro tema, el tema chicfy. A ver, es completamente lícito vender lo que no usas, lo que no quieres y otra persona pueda aprovechar y comprarlo más barato. Las ventas de segunda mano siempre han existido. Lo que quema, y bastante, es que pidan un producto y a las semanas lo vendan. Duele, fastidia, y jode. Básicamente porque están lucrándose a nuestra costa, se sacan un sueldecillo con nuestros regalos. Y, evidentemente, su promoción y su publicidad no ha sido nada pero nada efectiva.

Me escribió una marca por direct. La lanzaron en octubre, y decidieron en noviembre hacer una campaña fuerte en la red y varias colaboraciones con bloggers. La intención: darse a conocer y como sus productos tenían una excelente relación calidad-precio, intentar que las ventas en campaña de navidad fueran buenas.
Llegó diciembre, y todo el grupo de bloggers, decidieron subir a chicfy el producto, 10€ más barato, y la marca en navidad no vendió nada, en cambio ellas, ganaron 25€ por cada producto vendido. Pero aquí no acaba la cosa, se pusieron en contacto con la marca, cuando vieron que habían sacado una colección exclusiva para san valentín, ¿de verdad creen que somos tontos?
No tienen picardía, ni se molestan en pensar un nombre nuevo en chicfy, ni en cambiar su foto de perfil. Y los que hacemos un balance, un estudio de vuestro perfil, estas cosas las vemos, que hasta ahora nadie las haya dicho, no quiere decir que no existan.

Me escribió también una chica que trabaja en Bershka, me comentó que desde principios de año habían notado que las devoluciones y los cambios habian crecido mucho en la tienda. Empezaron a estudiar la situación, con el fin de buscar una solución. La solución la encontraron en instagram. Un grupo de chicas, jóvenes, (entre 18-23 años, no más) se dedicaban a ir de compras, elegir varios modelitos. Como van juntas, se hacen las pertinentes fotos en los parques, tapando las etiquetas, fotos de sus looks para compartirlos en su instagram, y luego devuelven las prendas, o las cambian por otras nuevas para tener una variedad de looks impresionantes.

¿qué se puede hacer? pues poca cosa, ahi las tiendas estamos atadas de pies y manos, tenemos que hacer cambios, estamos obligados, lo que no tenemos la obligación es de devolver el dinero, podemos hacer vales, que si o si, van a tener que canjear en nuestra tienda, si no, pierden el dinero. Al final, las grandes cadenas acabarán haciendo esto, pagarán justos por pecadores, pero lo que no podemos consentir son estos abusos, estas tomaduras de pelo.

El esfuerzo y la constancia es la base de todo. Y la pasión, necesitamos pasión para sentir lo que hacemos, para motivarnos para querer superarnos.
Me preocupa esta generación de bloggers-espuma, porque no es real. No se lo curran, no aportan, no lo sienten. Y me da rabia que por personas así, se desmerezca el trabajo que realizan muchas otras y muchos otros.

Os prometo que os haré un listado de los blogs que sigo y de las cuentas de instagram que me encantan. Igual a vosotros no os gustan, podría ser, pero para gustos los colores. Me va a costar, porque tendré que hacer una selección y no va a ser fácil!

Espero que nadie se ofenda, que nadie intente sacar las cosas de contexto.  Espero leer vuestras opiniones. 

Gracias una vez más, porque leer este tostonaken... tiene mérito!!