I'm back!

I'm back!!


He estado muchos meses de parón, la nueva web me quitó mucho tiempo, abrí el blog desde la web y no funciona, no me gusta, no es tan fácil escribir en ese formato, ni añadir imágenes, este me gusta mucho más. Así que he vuelto!



Y vuelvo con las pilas cargadas, tras unos días de reflexión, tras un parón obligado, las pilas vuelven estar a su nivel óptimo y eso se nota en mi, en mi manera de hacer y en mi manera de pensar.

Empecé el año con el propósito de tener una vida mucho slow (puedes leer el post en el blog de Reinventhadas) y el slow han habido días que me lo he pasado por el forro, literalmente. Reformas en la tienda, cursos, formación, plena campaña... muchas cosas y muchas excusas para dejarme yo en último plano, y la salud se resiente, y te obliga a parar, o paras tu, o el cuerpo te para, y eso me pasó. Un parón en seco, para coger aire, para volver a encontrarme y para no desviarme, que se juntó con la III Jornada Reinventhadas, de la que os hablaré otro día.

Todas estas circunstancias han hecho que tenga que parar y coger aire, para ordenar, reordenar y volver a focalizar los objetivos.

Uno de ellos, era tener activo el blog, así que en ello estoy, cumpliendo objetivos e intentando aplicarme el cuento de la vida slow, hasta el punto que lo lleve tan dentro de mi que sea una realidad.
Porque si, todos hablan del foco, de focalizar, de centrarse, y es cierto, el objetivo, la meta y el camino depende de nosotros, y no hay más.
Buscar el método óptimo para llegar a conseguirlo, pero siempre viviendo, se acabó el 'no me da la vida' la vida da. Y da para mucho, solo es cuestión de organizarse, de valorar y de ver siempre lo positivo, porque existe, incluso el día más penoso del mundo, tiene cosas buenas. 

Se acabaron los llantos, los agobios, los estresses, y las excusas baratas. Querer es poder, y podemos mucho! porque energía no nos falta, porque voluntad nos sobra, porque la felicidad depende únicamente de nosotros, y ya que los días penosos van a seguir existiendo, al menos, que estén llenos de sonrisas y de felicidad

Prometo que escribiré con más frecuencia, y aunque sea para contaros mis sensaciones, sentimientos, inquietudes o sueños, escribiré. Y consta en acta! 

¡Nos leemos pronto!