querido tiempo...

El tiempo...
Como dice Pau Donés, curioso elemento el tiempo...

El tiempo pasa 'so slowly' y en otras ocasiones demasiado rápido. Normalmente, cuando estás agustito, cuando estás feliz como una perdiz, el tiempo pasa fugazmente. 
Hay veces que da la impresión de que el tiempo no pasa, o pasa demasiado lento. 
El tiempo. Tiempo, maldito seas. Nunca estás de nuestro lado. 

O quizá no sabemos priorizarte, y dar la importancia que te mereces. 
Sabemos que vuelas, que nunca miras ni vuelves atrás, y nosotros, emperrados en perderte. 

Deberíamos invertirte, guardarte en un tarro cuando nos sobras, y dejarte salir cuando nos haces falta. 

¿Qué es urgente y que es necesario? La eterna duda...

¿Cómo exprimirte completamente? La eterna pregunta 

Tenemos muy claro que tenemos que disfrutar de cada uno de tus minutos, incluso de cada uno de tus segundos, pero querido, podrían durar más. 
Podrían durar lo que quisiéramos y manejarlo a nuestro antojo, podrías no acabarte nunca y pasar rápido, dependiendo del día y de la circunstancia. 
Querido tiempo, dame un caprichito, deja que te tenga más a menudo, más veces, más tiempo. 
Porque sin ti, nada tiene sentido, somos como manecillas de un reloj sin cuerda, como un despertador sin timbre. 



Tiempo, te quiero y te odio.
Te valoro y me aburres. 
Todo a partes iguales. 

Querido tiempo, quédate más a menudo, y vete más deprisa.