piruletas de parmesano


Si, lo afirmo así de rotunda.
Es el aperitivo más fácil de preparar del mundo mundial.



Tan fácil como comprar parmesano y rallarlo.

Poner sobre una bandeja de horno papel vegetal.
Precalentar el horno y mientras, cortas los palitos a diferentes medidas.

¿Tenemos el horno listo? ¡Vamos allá!

Montoncitos de queso, palito y lo puedes adornar con frutos secos (a mi con pipas de calabaza, ¡me encantan!, y con daditos de jamón, también están para chuparse los dedos!)

Los dejas en el horno, a unos 150-180 grados. Cuando los veas doraditos, sacas la bandeja y dejas sobre el banco de la cocina el papel vegetal con las piruletas.
Deja que se enfríen, ¡se despegan mucho mejor!

Y ahora viene lo más complicado. Buscar recipientes y decorarlos a tu gusto!

¿A qué es fácil? Y además es un apertitivo súper resultón!

A disfrutar ratoncitos!!