¡Hola Vega!







¡Hola Vega!

Hoy te escribo esta carta para que cuando crezcas, te hagas mayor y sepas leer, puedas sentir el cariño que hay en cada una de mis palabras.

Recuerdo a la perfección el día que tus papis me dijeron que estabas en camino. Lo recuerdo como si fuera ayer, y han pasado 9 meses.

Durante este tiempo, he podido vivir el momento y la experiencia más maravillosa de tus papis. Me han hecho partícipe de cada alegría, de cada miedo, y de cada pensamiento.
He visto como tu armario se llenaba de vestidos, camisas, camisetas y un montón de ropa bonita que te han ido regalando los que más te quieren. Tus papis confiaron en mí para pintar tu habitación. Flores, búhos y mucha felicidad en las paredes de tu habitación. Espero que te guste, y con el tiempo, podamos ser las dos las que la pintemos de nuevo, a tu gusto, con tu color preferido.

Hemos compartido muy buenos momentos a lo largo de tu espera. Tu primera foto, tu nombre, ver como crecías dentro de tu mamá. Hemos llorado juntas de la emoción, de imaginarte. Teniamos todos muchas ganas de verte, de conocerte, y de darte la bienvenida.
Hemos hecho planes, pensando en como va a ser nuestro futuro, y ¿sabes que? tu mamá y yo, nos hemos imaginado el futuro juntas. Te aseguro que para mí, es lo más bonito que me puede pasar. Imaginar un futuro con una persona tan especial como tu mamá, una gran amiga.

Me acabo de dar cuenta que no me he presentado, soy Marisa, tu tia postiza, la tia repollo.  [espero que no me cojas manía cuando te ponga tropecientos lazos en el pelo]. Soy la que vive cerca de ti, la que quiere verte crecer, ayudarte en todo lo que necesites. Quiero aprender de ti.

Nos queda mucho camino por recorrer, sobretodo a ti. Llegaran tus primeros pasos, tu primera palabra, tu primer beso, tu primera canción, tu primer dibujo, tus primeros dientes, la visita del ratoncito pérez, los reyes magos, papá noel, tus primera vela en la tarta de cumpleaños, tu primer amor [aunque a tu papi no le haga mucha gracia...jejeje], tu primer todo. Todo está por descubrir, todo vas a descubrirlo.

Has llegado al mundo, un mundo de locos, donde nada es lo que parece. Pero has llegado a una familia que tiene un montón de amor para darte, un montón de achuchones y besos para regalarte.


Vienen unos días en los que os tenéis que conocer, acoplaros, haceros uno, y que el significado de la palabra familia, se moldee a vuestro antojo.
Vienen cambios, y viene sobretodo un aprendizaje continuo. Horarios nuevos, rutinas nuevas y muchos estímulos, muchas voces y muchas caras que hoy no conoces, pero que acabarás conociéndolas, las apreciarás, las valorarás y las vas a querer un montón. 

Ten paciencia, ahora todos queremos tenerte entre nuestros brazos, todos queremos comerte a besos. Cuando llores, queremos consolarte, cuando rías queremos reír contigo, y jugar, y mirar con tus ojos llenos de inocencia y de magia.

Tengo infinitas ganas de conocerte, y de abrazar a tu padre, darle la enhorabuena, ahora ya tiene en casa a su princesa, y a su reina. Posiblemente con tu madre no podré hablar, somos las dos un tanto blandengas, y las lágrimas no nos dejarán hablar.


Tienes unos papis maravillosos, dos grandes personas, dos grandes amigos. Tu madre, es una campeona, ya irás conociéndola. Es cabezota, de las que no se rinden, de las que siguen adelante con la cabeza bien alta. Es segura, fuerte y muy valiente. Es una llorona, como yo. Es sincera, y tiene un corazón enorme.

Tu madre me ha enseñado el valor de la amistad, la fuerza de la conexión entre dos personas, ahora te enseñará a tí todo lo que sabe, y junto a tu papá, harán de tí una gran persona, estoy convencida de ello.


Ahora vas a tener que aguantarme, tu tía postiza y repollo está preparada para achucharte, para darte besos sin parar, para disfrutar de ti. En nada, nos conocemos pequeña. 



¡Vega, bienvenida al mundo!