receta > tarta tres chocolates

Me gusta cocinar, me relaja, y me gusta mezclar, remezclar y probar nuevos sabores.
Pero hay veces, que apuesto por lo seguro. Si hay que hacer una tarta para celebrar un cumpleaños, no me lo pienso, la tarta tres chocolates es el acierto seguro, y un caprichito para los paladares más dulces…
La receta es muy sencilla, y el resultado es espectacular. Un éxito asegurado.

Ingredientes para la tarta de tres chocolates
Para la base: 
  • 200 g de galletas maría
  • 100 g de mantequilla

Para el relleno
  • 150 g de chocolate negro de repostería
  • 200 ml de nata líquida 
  • 200 ml de leche,
  • 1 sobre de cuajada
  • 150 g de chocolate con leche de repostería,
  • 200 ml de nata líquida,
  • 200 ml de leche
  •  1 sobre de cuajada
  • 150 g de chocolate blanco de repostería
  • 200 ml de nata líquida
  • 200 ml de leche
  • 1 sobre de cuajada.


¿Cómo hacerla? 

Si tienes robot de cocina, tritura las galletas y añade la mantequilla para que quede una pasta homogénea, si no tienes robot, con un mortero las podrás machacar bien, y poco a poco ves añadiendo la mantequilla, que te aconsejo que la deshagas un poco en el microondas, así será más fácil mezclarla con las galletas. Cuando la mantequilla vuelva a estar a temperatura ambiente, irá solidificándose, y obtendrás la pasta para la base.
Esparce la mezcla de la galleta en un molde que puedas desmoldar, si no tienes, te aconsejo usar una bandeja de cristal.

Para preparar las capas de chocolate, primero en un cazo pondremos la leche, y cuando esté caliente (no es necesario que hierva) agregamos el chocolate (elige si la capa de abajo quieres que sea de chocolate negro o de chocolate blanco).

Si el chocolate lo troceamos previamente, se deshará con mayor facilidad, yo lo paso por la picadora para que quede de tamaño pepita de chocolate. Y me gusta empezar siempre por el chocolate blanco.
Cuando el chocolate esté ya bien mezclado con la leche, añade la nata, y cuando empiece a hervir, añade el sobre de cuajada.

Antes de verter en el molde, a mi me gusta pegarle una pasadita con la batidora, para evitar que aparezcan grumos por la cuajada. Aunque lo remuevas con las varillas siempre puede quedar alguno.

Una vez batido, agregamos la primera capa de chocolate a la base de galleta.
Mientras se enfría y coge consistencia, aprovecho para lavar todos los utensilios, que los voy a necesitar para las otras dos capas de chocolate restantes.
Primera capa enfriada. Pasamos a preparar la segunda.
El procedimiento es el mismo, primero la leche, luego el chocolate, la nata y finalmente la cuajada.

Repetimos el proceso. Vertemos en el molde. Pero, para asegurarte que cae y se reparte uniformemente, yo te aconsejo usar un colador. Para evitar hacer un agujero en la capa anterior de chocolate y que ambos chocolates se mezclen.
Para finalizar, repetimos el mismo proceso con la última capa de chocolate. (En mi caso sería el chocolate negro)

Cuando la última capa esté ya fría, lo ponemos en el frigorífico. Cuántas más horas pase, más consistencia tendrá, ¡y más fresquito estará!

Para finalizar, podemos decorar con pepitas de chocolate, con bombones Ferrero roché o  con lacasitos… Aunque si no ponemos nada más de chocolate, tampoco pasa nada… jejejeje
Espero que os guste la receta y que os animéis a probarla. 

Es muy fácil, el truco está en batir para evitar grumos y en esperar lo suficiente para que las capas estén sólidas y al verter la siguiente los chocolates no se mezclen.

Dependiendo del molde que uses, la forma de la tarta variará, y dependiendo de tus artes repostreras, puedes hacer tartas tan chulas como ésta


la mía no os la puedo enseñar... de verdad, se me olvidó hacer la foto, y cuando me acordé... ya no quedaba tarta... a la próxima (este fin de semana, nada más y nada menos...) prometo hacer foto!!


¡ñam!

es una buena manera de empezar la semana y felicitar con esta pedazo tarta a Cris y Vicent.

¡felicidades!