Primer año del día B

Ya ha pasado un año. 


Un año de aquel día 15 de agosto que todos esperábamos caluroso.



Ya ha pasado un año de que volvimos locos a nuestros invitados, con el juego del pantone.


Nuestras invitaciones eran postales pantone y cada uno tenía que buscar un objeto, persona, animal o cosa del mismo color, hacer una foto y participar en el concurso.

Algo así.





Recibimos fotos desde la consulta del dentista, dentro de una piscina, perros con gafas, familias vestidos de novios, fotos completamente surrealistas, ¡hasta recibimos un bolso de la Virgen de la pantonera! Se lo curraron muy mucho... 

Hace un año que vivimos un sin fin de emociones. Todas concentradas en muy poco espacio de tiempo. Si echo la vista atrás, aún alucino.

Recuerdo a cada uno de los que vinisteis, cada una de vuestras palabras, cada mesa, cada plato, cada canción y cada momento.


calcetines de colores para los amigos del novio



Me ha costado ordenar los momentos, no sabía cual sucedió primero. Sólo recordaba lo que sentí en cada uno de ellos. Lo que nos hicisteis sentir.
Familia y amigos. Nadie más.
Fuimos todos los que teníamos que ser. Disfrutamos hasta que aguantaron los pies. Casi bailamos bajo la lluvia.

Reímos, muy mucho. ¡Lloré tanto! Y todos los sentimientos que aparecieron ese día iban acompañados de mucha felicidad.


flashmove que nos prepararon los invitados


Ha sido un viaje de muchos años. Ese día fue la parada técnica, para despegar aún con más fuerza.

Sí, tengo el mejor compañero de viaje posible. 
Estamos creando nuestra aventura personal, rellenando cada una de las páginas de nuestro cuaderno de bitácora. Hoy desde Galicia, pero no nos importa el destino, nos importa recorrer el camino. Juntos.
Y con todos los que estuvisteis presentes. Porque os aseguro, que con vosotros el camino es mucho mejor.

Mil gracias a todos por estar ahí. ¡Millones de gracias!


momento de la ceremonia 




Sí, lo repetiría una y mil veces. Pero tal cual pasó. Con lluvia, vientos huracanados, con vestido que se rompe, con música que desaparece, y con cada una de vuestras sonrisas.
Nos regalasteis muchísimas, y las hemos guardado para siempre en el cajón de nuestra memoria.

Dicho esto, sólo nos queda pedir que hoy os bebáis un vinito, cerveza o mojito ¡a nuestra salud!


¡¡Nosotros lo haremos!!





*Si, el post ya estaba escrito hace unos días, pero las palabras y las letras no entienden ni de tiempo ni de lugar. Continuo pensando lo mismo, y si lo escribiera hoy, las palabras serían exactamente las mismas.
**de mi boda salió un "cuñao" espero que con el tiempo, salga otra boda... lo dejo caer...