Josep y Empar, boda en Riola


La boda de Empar y Josep fue el pasado 13 de junio, en Riola (Valencia)
Él, músico incansable, de creatividad desbordante y tranquilidad impasible. Ella, una chica sencilla, creativa y extremadamente activa y organizadora.

Además, son amigos, pero amigos, amigos. De los de compartir piso con ellos, muchas anécdotas. Además, Empar fue hace tiempo, mi jefa, y con el tiempo, se convirtió en mi amiga.
Querían una boda llena de tradiciones, pero sin ser tradicional. En sus invitaciones de boda teníamos un dress code: colores claros. Y así fuimos todos.

Con esto, ya podíamos hacernos una idea de cómo querrían su boda, colores claros y colores tierra, muy vinculados a sus orígenes, a sus raíces, a las nuestras. Y así fue.

Buscaron a Gerardo de protocole como wedding planner  (otro día os hablaré de él y de lo imprescindible que es su papel en una boda) Por suerte para mí, Gerardo es amigo, con lo que cada vez las cosas se ponían más fáciles.

Eligieron la Sala Santy en Riola para celebrar el banquete de boda, y como todo queda en casa, el gerente y propietario es primo de la novia.
El viernes 12, nos fuimos con los coches cargados hasta la bandera dirección Riola, dónde un batallón de mosquitos y familiares de los novios nos abrieron las puertas de sus casas. Trabajar así, no es trabajar, es disfrutar.



No nos faltó de nada, nos atendieron con una sonrisa y se preocuparon porque no nos faltara nada.
Y llegó el día, 13 de junio, 8 de la mañana… ¡arriba! Que aún quedan cosas por montar, centros, flores, moqueta… un sol, un calor… hasta que de repente…llegó el nubarrón…
¡madre mía! ¿ahora?

Por suerte nos respetó la ceremonia, que era al aire libre, pudimos hacer el cóctel, y en el momento de entrar al restaurante… ¡diluvio!
Uff! Nos respetó el tiempo.

Lo pasamos genial, quedó todo muy bonito, y compartimos con los novios, con nuestros amigos, sonrisas, miradas, lágrimas, abrazos, más lágrimas, bailes, risas, anécdotas, y más lágrimas.
La felicidad de ese día se contagia, de ver feliz a la gente, estoy feliz. De ver felices a mis amigos, estoy híper feliz!



Ahora os dejamos con el pedazo vídeo promocional que la sala Santy hizo aprovechando el evento. Lo puedes ver aquí 

Trabajar con protocole es fácil, y es tener el éxito asegurado.  Gracias pixurri por los ratos de risas, de odio, de cansancio, de agotamiento, de buen rollo.
Gracias por tu optimismo, por tus ideas desternillantes, por tus visualizaciones mentales, por tus soluciones imposibles. Gracias por hacer que el día más especial de una pareja, sea perfecto.

Wedding planner: Protocole
Restaurante: Sala Santy
Fotografía y vídeo: Área Bodas
Decoración floral: Magenta