una pizca de valor (añadido), por favor

Emprender no es fácil. Eso es una verdad como una catedral.

Emprender es satisfactorio. Esto es otra verdad como un templo

Cuando las cosas se encarrilan (porque llega el día que todo funciona) la satisfacción de sacar adelante tu proyecto, eso que has emprendido con ilusión y en el que has puesto lo mejor de ti, en el que te has volcado en cuerpo, alma, y algo (o bastante) dinero, eso no tiene precio.

Lo que si que tiene precio son las cosas, tienen un valor. Puedes pensar que es una aberración pagar un precio elevado por ello, puedes pensar que la persona, artista, diseñador o sucedáneo, está "flipao" y ha puesto un precio tremendamente alto por su producto. Puede ser. Pero reflexionemos.

Te gusta un producto. Te parece caro. Analicemos:

-El proceso creativo,cuesta: Hay un día que quieres hacer, crear o diseñar, y ese día algo en tu mente no funciona. Llámalo bloqueo, llámalo falta de inspiración. Pero todos los días no se crea. Todos los días a las 10 de la mañana no estas inspirado. Todos los días no se crean cosas de las que estar orgulloso u orgullosa.
Antes de un diseño, suelen haber varios bocetos horrendos, varias ideas anotadas en libreta, post-it o tickets del supermercado (si estas on, puede que lo anotes en notas en tu móvil)
Tras días, horas o incluso semanas.. ¡eureka! sale lo que tenía que salir, llega la inspiración, los astros se alinean, y el diseño sale. Ésta es sólo la primera parte.

-La aceptación: Hay veces, que sabes que tu diseño, mola. Pero hay otras, que por el día, por las circunstancias, o por lo que sea, necesitas una aceptación. Alguien que te diga "¡toma castaña lo que acabas que hacer!" no es por alimentar el ego, ni por dártelas de listillo o listilla, simplemente quieres que los que te rodean, sean críticos. Puede que te digan la frase anterior o puede que te encuentres un "¿dónde vas? es horrendo". Si te "aceptan" sigues adelante, sigues el camino, que cada vez, es más complicado, pero tiene suficientes alicientes como para seguirlo.

-La búsqueda: Diseño hecho, ahora busca cómo producirlo, quien te lo haga, busca ese artesano, esa cadena que una tus eslabones para que tu diseño llegue a ser algo, un producto. Y no es fácil. Las cosas bien hechas, tienen precio, y buscar a esa persona que haga lo que quieres, como quieres y exactamente como lo tienes en mente, hay veces que no es fácil.
Finalmente lo encuentras, reuniones, explicaciones detalladas del como debe ser, anotaciones bien claras de lo que NO debe ser. Y empieza la producción, empieza a ver la luz tu producto.

-Producto: Lanzamos el producto, en web, redes sociales, tiendas... y empieza a gustar, primero unos likes, que repito, suben el ánimo, pero no se buscan para alimentar el ego. Después aparecen las primeras ventas. E-mails de gente que se interesa por tus productos, que te cuenta que ha sentido al verlos, y eso si que alimenta, pero no el ego. Alimenta el corazón. Se crea una energía positiva, cada palabra que lees es una fiesta, te alegra saber que a alguien le gusta lo que haces, que siente que tu producto tiene valor, y el valor no solo de los materiales, también el valor añadido de tu creatividad.
Valora el esfuerzo, las llamadas que has hecho, las horas delante del ordenador, de tu cámara o de tus lienzos y pinturas. Valora tus horas de sueño. Valora tu aventura de emprender. En definitiva, te valora. Y eso, no tiene precio. Repito, el precio lo tiene el producto.


Ahora no puedo evitar a Xoan Viqueira  con quien he intercambiado algún que otro e-mail y algún que otro post en instagram. Señoras y señores, nadie nos ha regalado nada (y si lo han hecho y lo hemos aceptado ¿qué pasa?, ¿quien no lo haría?)
Xoan decidió EMPRENDER, y emprender en mayúsculas. Dejar todo y empezar el camino de una aventura que parece que no tiene fin. Apostó por sus sueños, dejó un sueldo fijo por arriesgar a ganar lo que se pueda. Markets, web, shop on-line, y todo lo que sea necesario. Eso es emprender. Buscarse la vida, ni más ni menos. Sobrevivir mientras se pueda con la esperanza que algún día (no muy lejano) se pueda vivir.

Y eso es un valor añadido, por favor, buscadlo, porqué está. Antes de pensar "menudo pastizal" o incluso después de pensarlo, pensad.... ¿Cuánto le ha costado a esta persona hacer realidad su sueño? ¿Qué puedo hacer yo para formar parte de ese sueño? Te doy la respuesta, si no quieres comprar, no compres. Pero valora.

Me quedo con una de las frases de Xoan, que resume la esencia de este post "espero que disfrutes de mis diseños igual que yo disfruto creándolos".

Disfrútalos.
Mira, y esto es sólo una pequeña muestra de lo que vas a encontrar en su web

deco platos "maris&co"

figuras "barbudos"

alpargatas "gambas"

vajilla "flamencos"

Ya sabes Xoan, que Magenta es tu casa, cuando quieras las puertas las tienes abiertas. Arrieros somos y en este camino de emprender, nos encontraremos.



magenta.-